Excava la tierra y siente la naturaleza.

Escápate de las calles bulliciosas y disfruta de la naturaleza. Excava la tierra y enraízate en un entrenamiento de jardinería que es excelente para la mente, el cuerpo y el alma. Sin contar repeticiones o pasos, pon tu corazón a latir, tu sangre a fluir y libera endorfinas que te hacen sentir bien.

Todo está a tu alcance en un jardín cerca de tu barrio, como “La Finquita Farm” en el sur de Kensington, “Urban Creators Farm” en el norte de Filadelfia o Farm51 en el suroeste. Inscríbete para servir como voluntario un par de horas a la semana, o simplemente planta un jardín con macetas en tus escaleras.

Jardinear regularmente incorpora una variedad de movimientos naturales como inclinarse, tirar, agacharse, y levantar, los cuales te ayudan a estar activo, aumentar la masa muscular y mejorar tu flexibilidad. Es todo un régimen de ejercicio, pero con una probabilidad mucho más baja de que te esguinces o sufras otro tipo de lesión. Incluso si tienes un rango limitado de movimiento, la jardinería se puede practicar mientras estás sentado y a tu propio ritmo.

Más que las ganancias físicas son los resultados hermosos en el paisaje cambiante. Flores radiantes y comida fresca son una forma de contribuir a tu comunidad y alegrar las vidas de los demás. No hay nada como compartir y disfrutar de los frutos (es decir, las frutas y las verduras) de tu labor. Un paquete de salud completo, la jardinería te hará sentir bien y comer sano. Así que ponte a sembrar y absorbe algo de vitamina D.