La mision de la Underground Bowling Association es mostrarle al mundo la parte excitante y competitiva de jugar bolos. Jugar en una liga es una manera genial de estar activo y hacer amigos para toda la vida. Encuentra un boliche cerca de ti.

 

Perritti DiVirgilio — conocido entre sus amigos como Perry — es un residente de Filadelfia que se siente orgulloso de su ciudad, y es padre de tres hijos adultos. Pero para verdaderamente entenderlo, tienes que saber una cosa más sobre Perry: Él ama jugar a los bolos. Un montón.

Bowling

Este experto del boliche ha jugado por 14 años y dice que jugar a los bolos no sólo le brinda una forma de competir, sino que también le ofrece otros beneficios.

“He conocido muchos de mis amigos a través de los bolos. No hay otra manera mejor de conocer amigos que asistir a fiestas y ligas del boliche. He hecho amigos de todas las partes de la Costa Este,” dice Perry. “Tienes la oportunidad de hacer algo físico y retador mientras que te diviertas.”

Bowling

Además, es un deporte que se puede practicar durante todo el año y no es muy costoso. Perry puede jugar todo lo que quiera, lo que para él significa al menos cuatro veces a la semana. “Yo formo parte de cuatro ligas, así que juego a los bolos los domingo, los lunes, los martes y los jueves, y a veces compito en torneos los fines de semana.”

Perry, quien nació en el norte de Filadelfia y ahora vive en la sección noreste de la ciudad, trabajó en la construcción por 14 años antes de convertirse en un agente de negocios. Después de eso se convirtió en el director de estándares de trabajo en el sindicato. El amor de Perry por el trabajo duro – tanto adentro como afuera de la oficina – y la competencia saludable viene de años atrás.

“Yo siempre fui atleta. Jugué un poco de beisbol, fútbol americano, mucho tenis de mesa y mucho baloncesto. A medida que pasaron los años, sufrí varias lesiones y no pude jugar más baloncesto. Fue duro para mí porque yo aún tenía ese deseo fuerte de competir.”

Hasta que por casualidad algo sucedió. “Alguien me invitó a una fiesta de los bolos y lo pasé muy bien. Tenía un don natural para jugar. Después, fui invitado a jugar en una liga. Me enamoré, y eso es lo que he estado haciendo desde entonces.”

Ahora Perry forma parte del “Underground Bowling Association” (Asociación de Bolos Clandestina) donde, según él, sus especialidades son hablar, alabarse a sí mismo y divertirse lo máximo posible.

Jugar a los bolos terminó siendo el entrenamiento físico perfecto para el estilo de vida de Perry. “Yo traté de jugar golf pero no encajaba con mi horario. El boliche empieza a las seis. Yo salgo del trabajo a las cinco, llego aquí a las cinco y media, me estiro, jugamos y terminamos alrededor de las 9:00 o 9:30 p.m. y así yo puedo tener una buena noche de sueño.

Es seguro decir que jugar a los bolos es algo que le apasiona a Perry y algo también con que está comprometido. Tanto así que para mantenerse competitivo en su juego, complementa su práctica con un régimen de ejercicios.

Stretching

“Nosotros estamos viejos. Los jóvenes vienen y tiran la bola a millones de millas por hora. Si tratas de competir de verdad, tienes que estar en un nivel de condición física decente. Así que yo trato de ir al gimnasio dos o tres veces a la semana.”

¿Como lo hace Perry para ir al gimnasio, teniendo un trabajo de tiempo completo y sus noches de la semana ocupadas con el boliche?

“Voy a la hora del almuerzo cuando puedo. Si no puedo ir al gimnasio, uso mi bicicleta estacionaria antes de ir al trabajo o en la noche cuando llego, simplemente para hacer actividad física. Yo me enfoco en el ejercicio cardíaco y abdominal, que son áreas necesarias para poder tirar una bola con fuerza de verdad.”

Perry entiende lo que significa estar en movimiento continuo, y por eso nunca deja de ir al gimnasio por mucho tiempo.

“Cuando dejo de hacer ejercicio no me siento bien. Mi espalda se pone rígida. Entre más activo esté, mejor está mi condición y mejor me siento en general. Muchos tipos se jubilan y se sientan por ahí, y su salud se empieza a deteriorar. Pero si te mantienes activo, vives más tiempo, y no tengo planes de irme pronto para ningún lado.”

Perritti Divirgilio