Así como la iglesia de Berean añadió clases de Zumba a su programación, otras instituciones religiosas están haciendo lo mismo. Pon tu congregación a moverse en busca de una vida más saludable.

Originalmente de Gibson, Mississippi, el Pastor James H. Buck, Jr. considera el norte de Filadelfia como su hogar. Hace cinco años, él se mudó a Filadelfia con su esposa y sus dos hijos para proveer servicios ministeriales a la congregación de la iglesia Berean Baptist. Con pastores en los dos lados de su familia, y como el único hombre de cinco hijos, el pastor Buck se crió en un hogar estrictamente disciplinado. Su decisión de alistarse en el ejército después de dos años en la universidad no le sorprendió a nadie quien lo conocía.

“Yo estuve en las fuerzas armadas por cuatro años y allí el entrenamiento físico es una parte fundamental de la vida. En las fuerzas armadas empecé a hacer ejercicio cardíaco y levantar pesos todos los días. En un momento consideré convertirme en culturista, pero – como puede ver – no me apegué a la idea,” él bromea. Sin embargo, después de salir de las fuerzas armadas, el Pastor Buck siguió con su régimen de ejercicio.

Zumba

“Yo hago un esfuerzo por estar en forma mental y físicamente. Me hace sentir bien conmigo mismo.”

El pastor también trata de apoyar a los miembros de su iglesia a que hagan lo mismo. Él se enteró de los retos que muchos de sus feligreses enfrentaban apenas llegó a la iglesia. “Cuando llegué, una gran parte de la congregación sufría de hipertensión, diabetes o algún otro problema de salud. No fue difícil descifrar los patrones. Después de una recepción en la iglesia o un evento en que servíamos comida, yo tenía que ir a visitar a algunos socios en el hospital porque habían comido algo que no debían.”

Por eso decidimos cambiar nuestro menú para los días de fiesta para incluir comida sana como: pollo al horno, zanahorias al vapor, ricas ensaladas y un puré de papas en que el caldo de pollo reemplaza la mantequilla – todo esto con el pedazo ocasional de torta hecha en casa que según el Pastor Buck es irresistible. (Recuerda que consumir golosinas está bien de vez en cuando y en pequeñas porciones. Simplemente agrega 30 minutos adicionales – sólo diez minutos a la vez – a tu rutina diaria de ejercicio).

El Pastor Buck cuida de su congregación con su corazón, y entiende la importancia de predicar con el ejemplo.

“Como dice el dicho, una congregación asume la identidad de su pastor. La predicación requiere de mucha energía, así que los pastores necesitamos tomar en serio nuestra salud. Yo les dije a todos que busco perder 21 libras al para el final del verano, así que dejé de comer frituras. Ahora como más comida preparada en el horno y en la parrilla. Ahora me encanta la comida a la parrilla.”

De hecho, para el Pastor Buck, la fe y la salud van de la mano.

Berean Baptist Church

 

“Hay algo espiritual de la salud. Tu cuerpo es tu templo.”

Como él sabe que un estilo de vida saludable requiere un equilibrio de la dieta y el ejercicio, el Pastor Buck, con la ayuda de los miembros de la iglesia, empezó a organizar una clase de Zumba, y abrió la clase semanal para toda la gente del barrio. Dieron la bienvenida a personas de todas las edades para que los padres pudieran ir con sus hijos, y las familias pudieran hacer ejercicio y divertirse juntos.

“Participar en la clase de Zumba como comunidad nos ha ayudado a desafiarnos  y animarnos el uno al otro, y a inspirarnos mutuamente. Todos querían que nosotros continuáramos con estos tipos de clases.”

Desde entonces, la iglesia Brean ha tenido más eventos con actividades físicas para todos, sin importar el estado físico actual. El Pastor Buck les ayuda a todos a encontrar maneras de mejorar el estado físico de la comunidad.

Zumba

“Yo creo que estar físicamente en forma es importante, especialmente mientras más avanzamos en edad. Si cambiamos algunas de nuestras rutinas, si hacemos ejercicio, podemos controlar cosas como la diabetes – como lo ha hecho uno de los miembros de mi congregación.”

El Pastor Buck cree que “todas las congregaciones deberían enfatizar la importancia de consumir alimentos saludables y de hacer ejercicio.” Incluso estaría dispuesto a hacer una competencia de actividad física o un desafío como “The Biggest Loser” con otras iglesias. El Pastor Buck le da un consejo a todos los líderes y pastores de la ciudad: “Si no tienes una clase de Zumba, ¡consíguete una! Y busca otras formas de mejorar las vidas de tu congregación, no solo espiritualmente sino también mental y físicamente.” Amén por eso.